La campaña que mexicanos no se pueden sacar de la cabeza
Detalles Publicado el Viernes 12 de Enero de 2018, Escrito por Especial

Ciudad de México

Está claro que los mexicanos no se toman las cosas tan en serio y muestra de ello es el fenómeno en el que se ha convertido uno de los spots de Movimiento naranja, cuya tonada, cantada por un pequeño indígena llamado Yuawi López, lo mismo se escucha en los tiempos oficiales del partido en radio y televisión que en fiestas, públicas o privadas, en memes, montajes de audio y su ritmo surge hasta de teléfonos celulares.

Una versión en jazz de Movimiento naranja; otra más a ritmo de cumbia… Memes sin fin, doblaje de programas y películas famosas. El resultado de la campaña política ha sido una sorpresa inclusive para sus creativos, pues el video subido a la página de YouTube del instituto político ya suma más de 12 millones de visitas.

El colmo del éxito de esta viral campaña es que se haya colado en las listas de Spotify, esta semana, como la melodía número uno de las mejores 50 ¡a nivel global!

LO QUE DICE LA LEY

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió el 31 de octubre de este 2017 que se suspenderían los spots de campañas electorales que utilicen a menores de edad con fines propagandísticos.

Determinó que “cuando se recurre a imágenes de personas menores de edad como recurso propagandístico, las autoridades electorales deben implementar medidas encaminadas a la tutela de sus derechos, sin que resulte necesario probar que el acto o conducta genere un daño a los derechos de las personas menores de edad”.

Dictaminó además que las medidas cautelares en la difusión de propaganda político-electoral son procedentes cuando se trata de la protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

“En tanto que, para efectos de su protección, lejos de exigirse la acreditación de la afectación, basta que su derecho se coloque en una situación de riesgo”, puntualizó.

Aunque esta resolución data del 31 de octubre de este 2017, algunos partidos políticos optaron por usar a menores de edad en sus spots.

Todo iba bien. Finalmente, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se había dado cuenta de que algo andaba mal en la difusión de los spots políticos.

Resolvió suspender los anuncios si recurren a imágenes de menores de edad como recurso propagandístico.

Actualmente, partidos como Movimiento Ciudadano y PRD difunden spots con niños como columna vertebral del mensaje electoral, aunque a lo largo de la historia la mayoría de los institutos políticos han acudido a esta práctica.

Sin embargo, para el 3 de diciembre, el la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación advirtió que el interés superior de las niñas, niños y adolescentes implica que el desarrollo de éstos y el ejercicio pleno de sus derechos deben ser considerados como criterios rectores para la elaboración de normas y la aplicación de éstas en todos los órdenes relativos a su vida, entre ellos su participación en spots de partidos políticos.

Al emitir la Jurisprudencia 5/2017 con el rubro “Propaganda política y electoral. Requisitos mínimos que deben cumplirse cuando se difundan imágenes de niños, niñas y adolescentes”, el TEPJF determinó que el derecho a la imagen de las niñas, niños y adolescentes está vinculado con el derecho a la intimidad y al honor, entre otros derechos inherentes a su personalidad, que pueden resultar lesionados a partir de la difusión de su imagen en los medios de comunicación social, como ocurre con los spots televisivos de los partidos políticos.

Por ello, “si en la propaganda política o electoral se recurre a imágenes de personas menores de edad como recurso propagandístico y parte de la inclusión democrática, se deben cumplir ciertos requisitos mínimos para garantizar sus derechos, como el consentimiento por escrito o cualquier otro medio de quienes ejerzan la patria potestad o tutela, así como la opinión de la niña, niño o adolescente en función de la edad y su madurez”.

La jurisprudencia referida tiene fundamento en lo dispuesto en los artículos 1° y 4°, párrafo noveno, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 3, de la Convención sobre los Derechos del Niño; 78, fracción I, en relación con el 76, segundo párrafo, de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; y 471, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

Empresa Contáctanos   Arriba