Vocación y adrenalina; Cecilia Salcido Cota
Detalles Publicado el Jueves 08 de marzo de 2018, Escrito por Jesús Esquer / El Diario

Hermosillo.
 
Son las 4:23 de la tarde y Cecilia, madre de dos, Francisco Gabriel, de 23 y Victoria Cecilia, de 5 años de edad, tiene una hora y 23 minutos de haber culminado su trabajo que desempeña de 8:00 a 15:00 horas dentro de una dependencia federal y ahora maneja una ambulancia en lo que es el inicio de su turno como Técnico en Urgencias Médicas (TUM) dentro de la Cruz Roja en Hermosillo, una labor que desempeña desde hace 32 años.
 
Cecilia Salcido Cota sabe lo que es vivir con adrenalina, al brindar la primera atención médica que necesitan niños, mujeres y hombres que necesitan del servicio de emergencia y en este caso su cuidado se centra en una persona adulta a la que, un sujeto que se dio a la fuga, lo atacó con un machete y le provocó una herida de consideración en su brazo izquierdo y requirió su trasladado al Hospital General de la ciudad, un servicio que duró media hora, desde su salida de la base, hasta la llegada al nosocomio.
 
“Uno como madre siempre se le reflejan los niños que atiendes, así me pasó, cuando salí a un servicio y me tocaba ver a un niño, se me reflejaba al mío y el corazón se te ablanda, te da tristeza nada más de pensar que las madres están sufriendo y uno como madre también se pone en el lugar de ellas, sí, siento que me hizo un poco más sensible”, afirma y explica que además de ella hay otras 17 madres de familia con el estudio de TUM.
 
Recuerda a su hija y admite que se queda con un nudo en la garganta cada día que tiene que despedirse de ella para salvar la vida de otras personas, aunque sabe que a la menor de edad también le gusta esa labor y cuando el tiempo se los permite, están juntas al menos en la base, ya que no puede viajar en la ambulancia, algo que tal vez logre pronto, ya que la menor asegura que pronto seguirá los pasos de su madre.
 
De Gabriel, quien ya ha formado parte del grupo de socorristas de la Cruz Roja, Cecilia Salcido Cota asegura que se ha mantenido alejado de esa labor al tomar un permiso para continuar sus estudios y después, de acuerdo a los planes de él, continuará brindando socorro.
 
El servicio se lleva en la sangre, dice Cecilia, al recordar que sus dos hijos ya quieren andar con ella e incluso revela que la menor cuenta con su uniforme y con eso se siente como parte de la familia de socorristas y la misma Cruz Roja.
 
“Ella ya sabe lo que hacemos aquí, ella dice ‘mamá yo ya quiero ser grande porque ya quiero entrar a la Cruz Roja, quiero ser como tú’”, dice y agrega que Victoria Cecilia comenta la labor de su madre con sus compañeros y su maestra de kínder.
 
Cecilia admite que la adrenalina se presenta en cada atención o así lo sienten, ya que con el hecho de dar el servicio es que van a atender a una persona como se les solicita, desde alguien con alguna enfermedad o un politraumatizado, fracturado, inconscientes y hasta encontrarse a personas que ya fallecieron.
 
“Desde que te asignan el servicio ya sabes a qué vas, por ejemplo, cuando se habla de una situación legal, un choque, un baleado, un atropellado, ya nos tenemos que venir preparando desde que salimos y siempre es imaginarte lo peor, para que a la hora de la hora eso no sea así y puedas actuar con más tranquilidad, con más calma”, relata.
 
Hay días, reconoce que su trabajo se torna un poco más pesado, ya que hay demasiadas emergencias y no les alcanza el tiempo para siquiera tomar agua, especialmente ahora que son enviados a puntos estratégicos para estar más cerca de los lugares que así lo requieren.
 
“Estamos en lo que nos gusta y las cosas las vamos a seguir haciendo hasta que tengamos vida y salud”, recalca y afirma que ella se ve por mucho tiempo más dentro de la institución a la que ha pertenecido por más de tres décadas, aunque no sea a bordo de ambulancias o atendiendo pacientes.
 
Asegura que ella está abierta a darle la oportunidad a las nuevas generaciones, entre ellas Francisco Gabriel o Victoria Cecilia, para que sirvan de ejemplo y también estar al pendiente de ellos, aunque por lo pronto, no se ve fuera de Cruz Roja.
 
Cecilia Salcido Cota recuerda el Día Internacional de las Mujeres y hace un llamado a las madres de familia y mujeres en general a no permitir que exista la violencia, valorarse y denunciar cualquier ataque, ya que deben salir adelante.
 
“Somos mujeres y valemos mucho, habemos mujeres mamás que también hacemos el papel de papá y yo creo que nos tienen que valorar, no nada más este día, todos los días, la mujer merece un respeto, la mujer es lo más valioso, lo digo porque tengo a mi mamá, a mis hermanas, en lo personal siento que merezco respeto y me doy a respetar, lo mismo puede pasar con las demás personas”, expresó.

Galería de fotos
Empresa Contáctanos   Arriba